Principios de servicio al cliente

Principios de servicio al cliente

A lo largo de la historia del negocio, las compañías han introducido grandes estrategias diseñadas para elevar sus niveles de servicio al cliente.

Sin embargo, pronto descubrieron que las estrategias eran la parte fácil.

Conseguir que los empleados compren la estrategia y la hagan funcionar resultó más difícil. No es sorprendente que los resultados estuvieran condenados al fracaso desde el principio.

Esta incapacidad para “cerrar el trato” ha sido una causa permanente de desconcierto y frustración para los ejecutivos de cualquier compañía.

Asumen que una vez que se revelen las estrategias, los empleados implementarán el programa de tal manera que los clientes noten un mayor nivel de servicio al cliente.

La realidad es que no sucede tal cual como se cree. No solo no aumentan las ventas y el servicio ¡la moral baja con ellos! ¿La razón? La suposición de que el servicio al cliente puede mejorar sin el compromiso de los empleados.

Con demasiada frecuencia, la gerencia olvida que las estrategias y los programas comienzan y terminan con su gente.

Esta suposición es un retroceso al pensamiento de la era industrial cuando los empleados fueron reducidos a un componente de producción, similar a un equipo.

El pensamiento de la era industrial se basaba en el concepto de que los empleados no querían trabajar y definitivamente no estaban lo suficientemente preocupados como para hacer un trabajo de calidad.

Resultado de imagen para pensamiento de la era industrial

Los empleados recibieron órdenes y, a excepción de averías (lesiones o enfermedades), las tareas se completaron de mala gana.

Por supuesto, el tiempo ha demostrado una y otra vez que los empleados sí quieren trabajar, sí disfrutan de su trabajo y quieren preocuparse por la calidad de su trabajo.

La investigación ha demostrado que el trabajo juega un papel importante en la autoestima y la felicidad personal de una persona.

Para convertir su estrategia en realidad, se debe crear un entorno que genere orgullo y calidad para los empleados.

Es absolutamente vital que el servicio al cliente sea un compromiso cotidiano a largo plazo en el que los empleados crean.

De lo contrario, los empleados pensarán que es solo otra moda administrativa pasajera que se desvanecerá después de una breve actividad como tantos otros programas.

Lo han visto todo antes y si no lo creen, no tendrá éxito.

Resultado de imagen para empleados felices

Para ilustrar la diferencia en las actitudes de los empleados, considera este par de respuestas:

  • Empleado uno: estoy trabajando en el infierno por muy poco dinero.
  • Empleado dos: estoy construyendo una catedral.

¿Ves alguna diferencia de actitud? Uno se vendió en el proyecto y, por lo tanto, se convirtió en parte de él, mientras que el otro fue simplemente una parte de la máquina. ¿Qué empleado te gustaría que representara a tu establecimiento?

Así que uno de los principios de servicio al cliente es el comprometerse con un excelente servicio al cliente: Vívelo, respíralo, créalo y recompénselo.

Entonces es momento de involucrar a los empleados en general.

Asegúrate de que cualquier iniciativa de marketing enfatice a tus empleados, no solo a tus productos.

Resultado de imagen para cotejar

Cuando la moral y el orgullo suben, puedes apostar que los servicios y las ventas subirán. Haz que tus empleados se sientan parte de un grupo de élite.

Y esto lo tiene muy claro Grupo Hunan quien a lo largo de 27 años ha abierto cerca de 19 restaurantes mantienen el enfoque en su gente porque saben son su negocio.

Una de sus políticas es capacitar en diferentes vertientes incluyendo programas de liderazgo que impulsen sus aptitudes, para que se sientan orgullosos de ser parte de este gran equipo.

Así que si visitas ya sea un restaurante italiano Polanco o bien su propuesta dando tributo a la comida japonesa o aun asado argentino y por supuesto a la gastronomía mexicana

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

shares