Un flashback al tiempo de la guerra fría con Red Joan, La Espía Roja

Un flashback al tiempo de la guerra fría con Red Joan, La Espía Roja

En la cartelera cine figura la película Red Joan que en español la verás como La Espía Roja.

Esta es una de esas películas de casos de la vida real basada en la vida de Melita Norwood.

Este tipo de historias tipo thriller de espías son uno de mis géneros favoritos porque, si bien buscan llevar a la pantalla parte de lo que pasó en la realidad (sabemos que hay cosas que llegan a modificar para hacer la trama más atractiva), te abre una ventana sobre casos que sabemos pasan en paralelo a nuestras vidas.

Este clásico a cargo de Trevor Nunn, busca introducirnos al molde familiar de “The Imitation Game” a la vez.

Algo que me encanta de una película es cuando juegan con los tiempos, el cambio de épocas que van y vienen hace que pongas atención a los detalles y a las líneas del tiempo junto a la trama por supuesto.

Por lo que al alternar entre dos épocas separadas, la pieza de época de Nunn enmarca su historia presentándonos primero a Joan Stanley (Judi Dench) de 80 años.

Una dulce anciana que vive una vida tranquila en un suburbio británico y atiende a las exigencias de sus días sin incidentes a principios de la década de 2000.

Resultado de imagen para Melita Norwood

Y bueno, es sacada de su tranquilidad cuando vienen por ella el Servicio Secreto Británico y la arresta.

Tengo a varias personas viviendo en mi edificio con estas características… ¿será que alguna deba algo como para que vengan por ellas? Eso es lo que me intriga cuando vez una película como esta.

Siguiendo con esta película vemos que la atracción de Red Joan es que funciona como un melodrama de época y no me refiero a esto como un desaire.

Sin complejos femeninos en la línea Red Joan se resuelve en un estudio genuino de una joven inteligente e ideológicamente incipiente.

Mientras la vieja Joan se instala en una sesión de interrogatorio en una habitación monótona (y niega repetidamente todas las acusaciones), los largos flashbacks de la película muestran el pasado obstinado de Joan en incrementos pensativos.

Nunn nos transporta rápidamente en el tiempo a 1938, cuando Joan (una Sophie Cookson convincentemente convincente) era una estudiante de física ingenua pero genial en Cambridge.

Una joven con nuevas inspiraciones y expandiendo su horizonte político mientras crecía en su sexualidad.

Nunn trata los asuntos de Joan con el respeto que se merecen, sin perderla de vista como intelectual.

Una virgen hasta que se involucra con Max (afortunadamente, la película no roza una escena de sexo muy crucial) Joan madura en su trato con los hombres, aprendiendo sobre los derechos masculinos y la crianza masculina.

En otras palabras, nos mantenemos en el punto de vista femenino de Joan en todo momento e incluso a mitad de camino entendemos la base de sus acciones ilegales cuando finalmente las admite tanto a su hijo como a los interrogadores con cara de piedra

¿Las razones por lo que lo hizo… ? Eso sí te los dejo en suspenso.

Upsss, espero no haberte echado a perder la película con este dato, en fin, la cuestión es que si ya está en cartelera ve a verla.

Si se te pasó… búscala y prepárate para una par de horas de viajes y flashbacks.4

Con info de: Youtube; cinemex.com; wikipedia.org; filmaffinity.com; elperiodico.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

shares